PENSAMENTO SIMONDIANO, em espanhol:

PENSAMENTO SIMONDIANO, em espanhol:

Ler e reler o pensamento simondiano hoje apresenta proveito capaz de colocar aquele sentido de “giro” (turn) filosófico muito frequente nos pensamentos do século XX. Simondon é um “materialista genético” não-reducionista muito bem-vindo para os contextos de individuação humana e técnica do século XXI. Interfaces, incorporações, materialidades, meios associados, hipertelias, tecnicidades, design (estética) tecnológica, trans-individuações… são noções refinadas pelos estudos e reflexões de Simondon. Se Heidegger foi a pessoa que melhor meditou sobre a técnica no século XX, Simondon é sem dúvida aquele quem melhor a epistemologizou, conceitual (não por menos, a filosofia “conceitual” de Deleuze abriu um grande braço para os escritos de G. Simondon). Em 2008, saiu edição espanhola de “Du mode d’existence…”, que está muito boa (tradução de Margarita Manlnez y Pablo Rodrlguez). Falta a edição língua portuguesa, da “trilogia”. Dois longos extratos referentes às motivações e reticências de Simondon:

[sublinho um importante argumento de Simondon, que diz que a maior complexidade, perfeição da máquina garantem mais “abertura”, “trocas”, “transindividuações”].

“La presencia deI hombre en las máquinas es una invención perpetuada. Lo que reside en las máquinas es la realidad humana, el gesto humano fijado y cristalizado en estructuras que funcionan. Estas estructuras tienen necesidad de ser sostenidas en eI transcurso de su funcionamiento, y la mayor perfección coincide con la mayor apertura, con la mayor libertad del funcionamiento. Las calculadoras modernas no son puros autómatas; son seres técnicos que, por sobre sus automatismos de adición (o de decisión por funcionamiento de basculadores elementales), poseen vastísimas posibilidades de conmutación de circuitos, que permiten codificar el fundonamiento de la máquina restringiendo su margen de indeterminación. Gradas a este margen primitivo de indeterminación, la máquina misma puede extraer raices cúbicas o traducir um texto simple, compuesto de un pequeno número de palabras y de giros, de una lengua a outra” (p.35).

“Se puede denominar actitud tecnológica a aquela que hace que um hombre no se preocupe solamente por el uso de un ser técnico, sino por la correlación de los seres técnicos unos cn relación eon los otros. La oposición actual entre la cultura y la técnica resulta deI hecho de que el objeto técnico está considerado como idéntico a la máquina. La cultura no comprende a la máquina; es inadecuada a la realidad técnica porque considera a la máquina como un bloque cerrado y aI funcionamiento mecánico como una estereotipia iterativa. La oposición entre técnica y, cultura durará hasta que la cultura descubra que cada máquina no es una unidad absoluta, sino solamente una realidad técnica individualizada, abierta de acuerdo con dos caminos: el de la relación con los elementos, y el de las relaciones interindividuales en el conjunto técnico. EI rol asignado ai hombre con respecto a la máquina por parte de la cultura no tiene asidero en relación con la realidad técnica; supone que la máquina está sustancializada, materializada, y en consecuencia devaluada; de hecho, la máquina es menos consistente y menos sustancial que lo que supone la cultura; no se relaciona con el hombre en bloque, sino en la pluralidad Iibre de sus elementos o en la serie abierta de sus relaciones posibles con otras máquinas en el interior deI conjunto técnico. La cultura es injusta hacia la máquina no sólo en sus juicios o prejuicios, sino también en eI nivel mismo deI conocimiento: la intención cognitiva de la cultura hacia la máquina es sustanciaiizante; la máquina está encerrada en esa visión reductora que la considera como perfecta y consumada em eIla misma, que la hace coincidir con su estado actual, con sus determinaciones materiales. Hacia el objeto de arte, una actitud similar consistiria en reducir un cuadro a una cierta extensión de pintura seca y resquebraiada sobre una tela extendida. Hacia el ser humano, la misma actitud consistiría en reducir aI sujeto a un conjunto fijo de vicios y de virtudes, o de rasgos deI carácter” (p.162).

 

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: